Diseases & Conditions

800.659.7822 Toll Free

Deep Vein Thrombosis (DVT)

(Also Called 'Axillary Vein Thrombosis', 'DVT', 'Venous Thrombosis')

Trombosis Venosa Profunda (TVP siglas en inglés DVT)

 

¿Qué es una trombosis venosa profunda?

Una trombosis venosa profunda (TVP, siglas en inglés DVT, también llamada trombosis venosa) es un coágulo sanguíneo que se forma en una vena profunda en el cuerpo. El coágulo puede bloquear parcialmente o completamente el flujo de sangre a través de la vena. La mayoría de las TVPs ocurren en la parte inferior de la pierna, en el muslo o la pelvis, aunque también pueden formarse en otras partes del cuerpo, incluyendo el brazo, el cerebro, los intestinos, el hígado o los riñones.

¿Cuál es el peligro de las TVPs ?

Aunque la TVP por sí sola no es mortal, el coágulo de sangre tiene el potencial de desprenderse y avanzar por el torrente sanguíneo, donde podría alojarse en un vaso sanguíneo de los pulmones (conocido como una embolia pulmonar). Esta si puede ser una enfermedad mortal. Por tanto, un diagnóstico y tratamiento tempranos son necesarios.

La TVP también puede llevar a tener complicaciones en las piernas, que se llaman insuficiencia venosa crónica o síndrome post-trombótico. Esta enfermedad se caracteriza por encharcamiento de la sangre, hinchazón crónica de las piernas, aumento de la presión, aumento en la pigmentación o decoloración de la piel, y úlceras en las piernas conocidas como úlceras venosas o de éstasis.

¿Cuál es la diferencia entre la TVP y una trombosis venosa superficial?

Una trombosis venosa superficial (también llamada flebitis o tromboflebitis superficial) es un coágulo de sangre que se desarrolla en una vena cerca de la superficie de la piel. Estos tipos de coágulos de sangre no suelen avanzar a los pulmones a menos que se muevan primero desde el sistema superficial al sistema venoso profundo.

¿Cuáles son los síntomas de las TVPs?

La TVP ocurre con más frecuencia en una pierna o en un brazo. No todos aquellos que sufran de TVP tendrán síntomas, aunque si están presentes dichos síntomas pueden incluir:

  • Inflamación de una pierna o un brazo (a veces ocurre repentinamente)
  • Dolor o sensibilidad en la pierna, que puede que solo se note cuando estas de pie o andando
  • Una sensación de aumento del calor en la zona de la pierna o brazo que está hinchada o que te duele
  • Enrojecimiento o decoloración de la piel
  • Aumento del tamaño de las venas superficiales en la pierna o brazo afectados

Los síntomas de una embolia pulmonar incluyen:

  • Falta de aliento (repentino)
  • Dolor agudo en el pecho, a menudo agravado cuando se tose o cuando te mueves
  • Dolor en la espalda
  • Tos, con o sin esputo de sangre
  • Sudar excesivamente
  • Pulso rápido y respirar rápido
  • Mareos y desmayos

Algunas personas descubren que sufren de TVP una vez que el coágulo se ha desprendido y movido de la pierna o brazo hasta el pulmón.

Es importante avisar a tu médico inmediatamente o ir a la sala de urgencias/emergencias si tienes algún síntoma de embolia pulmonar o TVP. No esperes a ver si los síntomas "desaparecen". Que te den un tratamiento lo antes posible para prevenir serias complicaciones.

¿Cuáles son los factores de riesgo potenciales?

Las siguientes enfermedades pueden aumentar tus riesgos para desarrollar TVP:

  • Una enfermedad heredada (familiar) que aumente el riesgo de que la sangre forme coágulos.
  • El cáncer y alguno de sus tratamientos (quimioterapia)
  • Flujo de sangre limitado en una vena profunda, debido a una lesión, una operación quirúrgica, o a estar inmobilizado
  • Largos periodos de inactividad que disminuyen tu flujo sanguíneo, como:
    • Sentarse durante largos periodos de tiempo o viajes largos en el coche, camión, autobús, tren, o avión
    • Inmovilidad después de una operación quirúrgica o una lesión grave
  • El embarazo, y las 6 primeras semanas después de dar a luz
  • Tener más de 40 años de edad (aunque la trombosis venosa profunda puede ocurrir a cualquier edad)
  • Tener sobrepeso
  • Tomar píldoras anticonceptivas o terapia hormonal, incluyendo para los síntomas post-menopausicos
  • Tener colocado un catéter venoso central, o una marcapasos, en tu brazo o pierna
¿Cómo se diagnostica la TVP?

Tu médico te hará preguntas acerca de tu historial médico y te hará pruebas físicas como parte de tu evaluación diagnóstica. También te harán varias pruebas diferentes.

Una ecografía duplex venosa es la prueba que se usa más a menudo para diagnosticar los coágulos. Se usa para evaluar el flujo sanguíneo por las venas y para detectar la presencia y localización específica de los coágulos de sangre. Durante un ecografía venosa, el técnico aplicará presión cuando escanée tu brazo o pierna. Si la vena no se comprime con la presión, puede ser una indicación de que existe un coágulo sanguíneo.

Una venografía es un procedimiento de rayos-x que se usa para examinar las venas profundas. Durante este procedimiento, se inyecta un material de contraste (tinte) en tus venas antes de que te tomen los rayos-x. Te pueden hacer una venografía si la ecografía duplex no ha proporcionado un diagnóstico claro. El tinte hace que la vena y el coágulo de sangre sean visibles cuando te tomen el rayo-x. Si el flujo sanguíneo de la vena está bloqueado, también puede aparecer en el rayo-x.

Otras pruebas que te pueden hacer para detectar un coágulo de sangre incluyen

Una Imagen por Resonancia Magnética (IRM, siglas en inglés MRI) o Venografía por Resonancia Magnética (siglas en inglés MRV): una MRI nos muestra fotos de los órganos y estructuras que hay dentro del cuerpo, mientras que una MRV nos muestra fotos de los vasos sanguíneos que hay en el cuerpo. En los dos casos, MRI y MRV, se usan ondas de radio para crear las imágenes. En muchos casos, el MRI y el MRV nos pueden proporcionar información que puede que no salga en un rayo-x. No obstante, el MRV es una tecnología mucho más cara y no siempre está fácilmente disponible.

El escáner por tomografía computerizada (TC, siglas en inglés CT scan) es un tipo de rayo-x que puede proporcionar foros de las estructuras dentro del cuerpo. Un escáner TC se puede usar para diagnosticar la trombosis venosa profunda en el abdomen o en la pelvis, así como coágulos de sangre en los pulmones para diagnosticar embolia pulmonar.

Si tu médico sospecha que una enfermedad hereditaria puede estar causando los coágulos, él o ella puede mandar que te hagas una serie de análisis de sangre. Esto puede ser importante si:

  • Tienes coágulos de sangre repetidamente que no pueden vincular a ninguna otra causa
  • Tienes un coágulo de sangre en una vena en un lugar inusual, como en una vena de los intestinos, el hígado, el riñón, o el cerebro
  • Tienes un historial familiar donde ha habido muchos coágulos de sangre
¿Cómo se trata la TVP?

Dependiendo de tu condición, te pueden admitir en el hospital para darte el tratamiento, o puede que te den un tratamiento a modo de paciente externo.

Los tratamientos incluyen medicamentos, medias compresoras, subir la pierna afectada en alto, y, si el coágulo de sangre es amplio, algunos procedimientos diagnósticos más invasivos. Los mayores objetivos a la hora de tratar la trombosis venosa profunda son:

  • Intentar que el coágulo no se haga más grande
  • Prevenir que el coágulo se desprenda en la vena y pueda comenzar a moverse hacia tus pulmones
  • Reducir el riesgo de tener otro coágulo de sangre
  • Prevenir las complicaciones a largo plazo del coágulo de sangre (insuficiencia venosa crónica o el síndrome post-trombótico)
Medicamentos

Hay varias medicamentos que se usan para tratar y/o prevenir TVP:

Los anticoagulantes (también llamados disolventes de de la sangre) disminuyen la habilidad de tu sangre de coagularse. Se usan para frenar el crecimiento de los coágulos y para prevenir que se mueva el coágulo de sangre. También se usan a menudo en los pacientes que están hospitalizados para prevenir la formación de coágulos. Los anticoagulantes no disuelven los coágulos de sangre ya existentes. El sistema natural de tu cuerpo puede ayudar a disolver dicho coágulo. No obstante, en algunos casos el coágulo no se disolverá completamente.

Los anticoagulantes pueden venir en forma de píldora, tales como la warfarina (Coumadin) o como una inyección, tal como la heparina o heparinas de bajo peso molecular [incluyendo la enoxaparin (Lovenox)o Fragmin (sodio dalteparina)]. Hay un medicamento nuevo llamado sodio fondaparinux (Arixtra) que también se puede usar y se administra a modo de inyección.

La heparina (o la heparina de bajo peso molecular), la fondaparinux, y la warfarina se pueden dar simultáneamente. La heparina y la fondaparinux actúan de manera rápida, mientras que con la warfarina hay que esperar de 4 a 5 días antes de que comience a funcionar. Una vez que la warfarina está funcionando debidamente, se parará la administración de los otros anticoagulantes, pero normalmente solo después de un mínimo de 4 a 5 días de terapia combinada. Las mujeres embarazadas no pueden tomar warfarina y se les tratará solo con heparina o heparina de bajo peso molecular.

El tratamiento para la TVP mediante anticoagulantes suele durar de 3 a 6 meses. Las siguientes situaciones pueden hacer que la duración del tratamiento varíe:

  • Si el coágulo de sangre surgió después de un riesgo a corto plazo, como por ejemplo una operación quirúrgica o un trauma, tu tratamiento con los anticoagulantes puede ser más corto.
  • Si has tenido coágulos antes, puede que necesites un tratamiento más largo.
  • Si te están dando tratamiento para otras enfermedades (como por ejemplo cáncer), puede que necesites tomar anticoagulantes mientras que dicho factor de riesgo siga presente.

El efecto secundario más común de los anticoagulantes es la pérdida de sangre. Debes de llamar a tu médico inmediatamente si estas tomando warfarina, heparina, heparina de bajo peso molecular, o fondaparinux y te salen moratones fácilmente o tienes una hemorragia (empiezas a sangrar).

Los trombolíticos son medicamentos que se dan para disolver los coágulos de sangre rápidamente. Estos medicamentos se dan a través de un catéter que se dirige directamente a la zona del coágulo. Se usan para tratar los coágulos grandes que causan síntomas severos. Debido a que aumentan tu riesgo de pérdida de sangre, solo se usan en situaciones muy especiales que determina tu médico. Estas situaciones pueden incluir enorme hinchazón del brazo o de la pierna o en situaciones donde un coágulo de sangre en los pulmones (embolia pulmonar) ha dejado al paciente con falta de aliento o con baja presión sanguínea.

Los inhibidores directos de la trombina son medicamentos que interfieren con el proceso de coagulación. Se usan para tratar algunos tipos de coágulos y se pueden recetar a los pacientes que no pueden tomar heparina o heparina de bajo peso molecular.

Pautas para los medicamentos

Toma tus medicamentos exactamente como te los han recetado y a la misma hora todos los días.

Hazte análisis de sangre según las órdenes de tu médico y ve a todas las citas con el laboratorio para que puedan seguir y controlar la respuesta de tu cuerpo a la medicación. Los análisis de sangre evaluarán cómo de bien está funcionando tu medicación. Un análisis de sangre llamado tiempo de protrombina (Protime) o la prueba de PT/INR mide cómo de rápidamente o lentamente se coagula tu sangre. Los resultados del análisis PT se presentan como una Relación Normalizada Internacional (siglas en inglés INR). Pueden cambiar o ajustar tus medicamentos basándose en los resultaos de esta prueba.

Habla con tu médico antes de tomar cualquier otro medicamento, especialmente si son medicamentos sin necesidad de receta médica. Habla con tu médico acerca de tu dieta, porque ciertos alimentos afectan cómo de bien funcionan tus medicamentos anticoagulantes.

Medias de compresión

Tu médico deberá recetarte medias de compresión graduadas para reducir la hinchazón crónica que puede ocurrir en la pierna después de haber desarrollado un coágulo de sangre. La hinchazón a menudo ocurre porque las válvulas en las venas de las piernas se han dañado o la vena permanece bloqueada debido al coágulo de sangre.

La mayoría de las medias de compresión llegan justo hasta debajo de la rodilla. Estas medias son ajustadas en la parte del tobillo y se vuelven más holgadas según van subiendo por la pierna. Esto causa una compresión suave externa (o presión) en tu pierna.

Pautas para la actividad

Una vez que te ha ocurrido una TVP, puede que te sea más difícil manejarte al principio. Debes volver a tus actividades normales gradualmente. Si sientes tus piernas hinchadas o pesadas, túmbate en la cama con tus talones subidos unas 5 a 6 pulgadas. Esto te ayudará a mejorar tu circulación y disminuirá la hinchazón de tus piernas.

Además:

  • Ejercita los músculos inferiores de tus piernas si vas a estar sentado durante largos periodos de tiempo.
  • Levántate y anda durante unos minutos cada hora que estés despierta.
  • No te pongas ropa apretada que pueda disminuir la circulación de tus piernas.
  • Ponte medias de compresión siguiendo las recomendaciones de tu médico.
  • Evita las actividades que puedan causarte lesiones serias.
Procedimientos de tratamiento de la TVP

La terapia trombolítica dirigida por catéter es un tratamiento no quirúrgico para la TVP que disuelve el coágulo de sangre. Se realiza en un laboratorio de cateterismos por un médico especializado llamado intervencionista, y un equipo de enfermeras y técnicos. El médico y su equipo usarán medicamentos que disuelven los coágulos, llamados trombolíticos.

En primer lugar, el paciente recibe mediación para relajarse. El médico duerme la zona donde va a hacer el procedimiento. Se inserta en la vena la vaina o camisa del catéter (un tubo fino de plástico). Un tubo largo y delgado llamado catéter se inserta a través de la vaina y se guía por la vena al tramo donde se localiza el coágulo de sangre. Se infiltra un medicamento que disuelve coágulos a través del catéter hasta el coágulo.

El coágulo se suele disolver en cosa de unas horas hasta unos pocos días. A menudo el médico usa una venografía o una ecografía duplex venosa para evaluar el progreso de la medicación. A veces, se necesitará tratar la zona que se ha estrechado de la vena con angioplastia para prevenir la formación de otros coágulos.

La angioplastia es un tratamiento no quirúrgico para la TVP que se usa para ensanchar la vena después de que se haya disuelto el coágulo. Durante la angioplastia, se infla un pequeño globo al extremo del catéter para ensanchar y abrir la vena y que aumente el flujo sanguíneo. A veces es necesario un stent que se coloca durante el procedimiento de la angioplastia para mantener la vena abierta.

Un stent es un tubo pequeño de malla de metal que actúa como un andamio y proporciona un soporte dentro de la vena. Se usa un catéter de balón, puesto sobre una guía, para meter el stent en la vena estrechada. Una vez que está colocado en su lugar, se infla el globo y el stent expandiéndolo al tamaño de la vena y manteniéndola abierta. El globo se desinfla y se quita, y el stent permanece en su lugar permanentemente.

Los filtros de la vena cava se usan cuando no puedes tomar medicamentos (heparina, heparina de bajo peso molecular, o fondaparinux) para mantener tu sangre líquida, o si estás tomando diluyentes de la sangre pero sigues desarrollando coágulos. EL filtro puede prevenir que se muevan los coágulos de sangre de la vena de tu pierna a los pulmones (embolia pulmonar). Durante un pequeño procedimiento quirúrgico, se inserta el filtro mediante un catéter (tubo delgado) a una de las venas grandes de la ingle o del cuello, y luego a la vena cava (la vena más grande del cuerpo). Puede coger los coágulos mientras se mueven por tu cuerpo a los pulmones. Este tratamiento ayuda a prevenir una embolia pulmonar, pero no previene la formación de más coágulos.

¿Se puede prevenir la TVP?

Si has tenido TVP, entonces necesitas prevenir la formación de más coágulos:

  • Tomando tu medicación para prevenir o tratar los coágulos de sangre de la manera que te la haya recetado tu médico.
  • Manteniendo tus citas de seguimiento con tu médico y con el laboratorio para que puedan evaluar la respuesta de tu cuerpo a los medicamentos y a otros tratamientos.

Si nunca has tenido un trombo venoso profundo, pero tienes gran riesgo de tener uno, asegúrate de que:

  • Ejercitas los músculos de la parte inferior de tus piernas si vas a estar sentado durante largos periodos de tiempo. Levántate y camina por lo menos cada media hora durante los vuelos largos. O, baja del coche cada hora si estas haciendo un viaje en coche.
  • Sal de la cama y muévete tan pronto como puedas después de una operación quirúrgica o después de una enfermedad. Lo antes que te empieces a mover, menor riesgo tienes de desarrollar un coágulo (trombo).
  • Para prevenir la formación de coágulos después de algunos tipos de operaciones quirúrgicas, toma tus medicaciones o usa prendas de vestir de compresión intermitente de la manera que te lo ha mandado tu médico.
  • Haz un seguimiento con tu médico como te lo recomiende para evaluar tus riesgos y sigue las recomendaciones de tu médico para reducir los riesgos.

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud para información acerca de una condición médica específica. ©Copyright 1995-2009 The Cleveland Clinic Foundation. All rights reserved. (7/6/2009...#s12964)


Find a Doctor that treats this disease

Institutes, Departments and Centers

 

/ajax/healthhub.aspx?blogCategory=/topics/heart-vascular-health/
Cleveland Clinic Mobile Site