Diseases & Conditions

800.223.2273

9:00 a.m.-3:00 p.m., M-F EST

Smoking and Headache

Fumar y los Dolores de Cabeza

Fumar y el humo de segunda mano de los cigarrillos, cigarros y pipas puede contribuir a los dolores de cabeza de la gente fumadora así como de la gente no fumadora. La nicotina, uno de los componentes del tabaco, estimula la actividad vascular del cerebro. Fumar también estimula los nervios del ganglio en la parte de atrás de tu garganta, lo que contribuye al dolor de cabeza. Para algunos, este estímulo puede contribuir a los dolores de cabeza. Normalmente, si se elimina el estímulo (nicotina), los dolores de cabeza mejoran. Parar de fumar o reducir la exposición al humo de segunda mano suele ayudar especialmente a aquellas personas que sufren de dolor de cabeza en racimos o histamínica. En un estudio de pacientes con dicho tipo de dolor de cabeza, aquellos que disminuyeron el uso del tabaco a menos de medio paquete de cigarrillos al día vieron como sus dolores de cabeza disminuyeron en un 50 por ciento.

La alergia al humo, así como la sensibilidad al olor, también pueden causar migrañas o jaquecas en algunas personas. Si evitas situaciones o lugares donde se permite fumar, o si paras de fumar, la mayoría de la gente puede reducir la aparición de las migrañas.

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud para información acerca de una condición médica específica. © Copyright 1995-2009 The Cleveland Clinic Foundation. All rights reserved. (7/15/2006...#s9647)


Cleveland Clinic Mobile Site