Services

800.223.2273

9:00 a.m.-3:00 p.m., M-F EST

Aging and Skin Care

Envejecer y el Cuidado de la Piel

Si la vida es una sucesión de cambios, la piel es buena prueba de ello. Nuestra piel está a la merced de todas las fuerzas que forzamos sobre ella: el sol, el clima severo, y nuestros propios malos hábitos. Pero podemos tomar medidas para ayudar a nuestra piel a permanecer flexible y con aspecto fresco.

Por una variedad de razones, la piel cambia a medida que envejecemos. El cómo envejezca tu piel dependerá de una variedad de factores: tu estilo de vida, tu dieta, tu herencia, y otros hábitos personales. Por ejemplo, ¿eres fumador o fumaste alguna vez? El fumar puede producir radicales libres, que son moléculas de oxígenos que antiguamente era sanas pero que ahora están demasiado activas e inestables.

También hay otras razones. Los factores primarios que contribuyen a estos cambios en la piel a través del tiempo incluyen el envejecimiento normal, exposición al sol (fotoenvejecimiento), y pérdida del soporte subcutáneo (tejido adiposo entre tu piel y el músculo). Otros factores que contribuyen al envejecimiento de la piel incluyen el nivel de estrés, la gravedad, el movimiento facial diario, la obesidad, e incluso la postura de dormir.

Los cambios en la piel que viene con la edad

  • Aspereza de la piel
  • Desarrollo de lesiones de la piel, como los tumores benignos
  • Piel floja. La pérdida del tejido elástico (elastina y colágeno) en la piel con la edad causa que la piel se ponga floja y cuelgue
  • La piel se vuelve más transparente a medida que envejecemos. Esto está causado por una disminución de la epidermis (capa superficial de la piel) y la dermis.
  • La piel se vuelve más frágil a medida que envejecemos. El aumento de la fragilidad de la piel está causado por un allanamiento de la zona donde la epidermis y la dermis (capa de la piel debajo de la epidermis) se encuentran
  • Facilidad de la piel para amoratarse a medida que envejecemos debido a una disminución de las paredes de los vasos sanguíneos.
¿Cómo es que el daño causado por el sol (fotoenvejecimiento) causa el envejecimiento de la piel?

Al pasar el tiempo, los rayos ultravioletas del sol (UV) dañan ciertas fibras de la piel llamadas elastina. El deterioro de las fibras de elastina causa que la piel cuelgue, se estire, y pierda su habilidad de volver a su estado original después de estirarse. La piel también se amorata y se rompe con más facilidad y tarda más en curarse. Así que, mientras que el daño causado por el sol no se vea mientras que eres joven, se verá más tarde en la vida.

No hay nada que pueda enmendar completamente el daño causado por el sol, aunque la piel a veces puede repararse a sí misma. Así que, nunca es demasiado tarde para empezar a protegerse del sol. Puedes retrasar los cambios asociados con el envejecimiento quedándote fuera del sol.

Cambios de la piel subcutáneos (debajo de la piel) asociados con el envejecimiento
  • La pérdida de grasa debajo de la piel en las mejillas, sienes, barbilla, nariz y zona del ojo puede resultar en una piel floja, ojos hundidos, y una apariencia "esquelética"
  • La pérdida del hueso, sobre todo alrededor de la boca y la barbilla, puede hacerse evidente después de los 60 años de edad, y puede causar que la piel se arrugue alrededor de la boca
  • La pérdida del cartílago en la nariz causa que la punta de la nariz caiga un poco y que se acentúen las estructuras huesudas de la nariz
Otros cambios de la piel

La gravedad, el movimiento facial y la posición al dormir son factores secundarios que contribuyen a los cambios de tu piel. Cuando la piel pierde su elasticidad, la gravedad causa que se caigan las cejas y los párpados, holguras y plenitudes debajo de las mejillas y mandíbula ( mofletes y "papadas"), y lóbulos de la oreja más largos.

Las líneas de movimiento facial se vuelven más visibles después de que la piel empieza a perder su elasticidad (normalmente cuando la gente empieza a llegar a los 30 y los 40 años de edad). Pueden aparecer líneas horizontales en la frente, verticales en la piel que se encuentra encima de la raíz de la nariz (entrecejo), o líneas curvas en las sienes, parte superior de las mejillas o alrededor de la boca.

Las arrugas de dormir resultan de la manera en que pones la cabeza en la almohada y pueden hacerse más visibles después de que la piel empiece a perder su elasticidad. Las arrugas de dormir suelen encontrarse en los lados de la frente, empezando encima de las cejas hasta el nacimiento del pelo cerca de las sienes, así como en la mitad de las mejillas. Cambiar de posición de dormir puede mejorar estas arrugas de dormir o prevenir que se hagan más acentuadas.

Fumar - La gente que fuma tiende a tener más arrugas que la gente no fumadora de la misma edad, complexión, e historial de exposición al sol. La razón de esta diferencia no está clara. Puede ser porque fumar interfiere con flujo normal de la sangre en la piel.

Piel seca y picores - Es común tener la piel seca cuando eres más mayor. Alrededor del 85 por ciento de la gente mayor desarrollan "picor invernal", porque el aire interior sobre calentado es muy seco. La pérdida de sudor y glándulas oleosas a medida que envejecemos también empeoran la piel seca. Cualquier cosa que seque más la piel (como un uso excesivo de jabones, antiperspirantes, perfumes, o baños de agua caliente) hará que empeore el problema.

La piel seca pica porque se irrita fácilmente. Si tu piel está muy seca y pica mucho, ve a ver a un médico porque este trastorno puede afectar tu sueño, causar irritabilidad, o ser un síntoma de alguna enfermedad. Por ejemplo, la diabetes o la enfermedad del riñón pueden causar picores. Algunos medicamentos hacen que el picor sea peor.

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud para información acerca de una condición médica específica. © Copyright 1995-2009 The Cleveland Clinic Foundation. All rights reserved. (6/12/2007...#s10979)


Cleveland Clinic Mobile Site