Diseases & Conditions

800.223.2273

9:00 a.m.-3:00 p.m., M-F EST

Thyroid Nodules

Nódulos Tiroideos

Un nódulo tiroideo es un crecimiento anormal (bulto) de células tiroideas dentro de la glándula tiroides.

La tiroides es un órgano (o glándula) productor de hormonas, en forma de mariposa que está localizado en la parte delantera del cuello, justo debajo de la manzana de Adam. La glándula tiroides, que está formada de un lóbulo derecho y de uno izquierdo, produce y secreta hormonas tiroideas hacia el torrente sanguíneo. Las hormonas tiroideas son importantes en funciones que incluyen la regulación de la tasa metabólica y de la temperatura corporal, y el ayudar a mantener el funcionamiento cardíaco.

¿Qué causa la formación de un nódulo tiroideo?

Algunas veces los tejidos comienzan a crecer causando la formación de uno o más nódulos. La causa de ésto es desconocida. La preocupación más importante relacionada al desarrollo de nódulos tiroideos es el cáncer de tiroides, pero éste, afortunadamente, es muy raro (cerca del 5% de todos los nódulos). Los nódulos se ven más frecuentemente en individuos con deficiencia de yodo, y en algunas familias en las cuales hay una predisposición familiar a desarrollar nódulos.

La mayoría de los nódulos tiroideos son benignos (no cancerosos). Los diferentes tipos de nódulos tiroideos se definen a continuación:

  • Nódulos coloides. Estos son uno o más sobrecremientos de tejido tiroideo normal. Estos crecimientos son no cancerosos, pueden crecer grandes, pero no se diseminan fuera de la glándula tiroides.
  • Quistes tiroideos. Estos son crecimientos llenos de líquido o parcialmente llenos de líquido y parcialmente sólidos dentro de la glándula tiroidea.
  • Nódulos inflamatorios. Estos se desarrollan como resultado de una inflamación crónica de la glándula tiroides. Estos crecimientos pueden o pueden no causar dolor.
  • Cáncer de tiroides. Los nódulos pueden ser resultado de un cáncer en cerca de 5% de los casos.
  • Bocio multinodular. Algunas veces la tiroides crecida (bocio) está compuesta de varios, usualmente benignos, nódulos.
  • Nódulos tiroideos hiperfuncionantes. Estos nódulos producen hormonas tiroideas y pueden conducir al desarrollo de hipertiroidismo.

¿Cómo sé si tengo nódulos tiroideos?

La mayoría de los nódulos tiroideos no producen ningún síntoma. Sin embargo, los nódulos grandes o los nódulos múltiples pueden ser visibles. Raramente, éstos pueden presionar contra otras estructuras en el cuello y causar síntomas incluyendo:

  • Dificultad al deglutir
  • Dificultad para respirar
  • Ronquera o cambios en la voz
  • Dolor en el cuello
  • Bocio (crecimiento de la glándula tiroidea)

El hiperfuncionamiento de los nódulos tiroideos causarán algunas veces, pero no siempre, síntomas de hipertiroidismo, los cuales incluyen:

  • Irritabilidad/nerviosismo
  • Debilidad muscular/tremores
  • Períodos menstruales infrecuentes, escasos
  • Pérdida de peso
  • Disturbios del sueño
  • Glándula tiroidea crecida
  • Problemas de la visión o irritación de los ojos
  • Sensibilidad al calor
  • Apetito incrementado
  • Piel húmeda
  • Enrojecimiento de la piel
  • Pulso saltón

Los nódulos tiroideos algunas veces son resultado de la enfermedad de Hashimoto y pueden estar asociados a síntomas de hipotiroidismo, incluyendo:

  • Fatiga
  • Periodos menstruales abundantes y frecuentes
  • Falta de memoria
  • Aumento de peso
  • Piel y cabellos secos, ásperos
  • Ronquera de voz
  • Intolerancia al frío

¿Existen factores que aumenten mi riesgo de tener nódulos tiroideos?

Se sabe que los siguientes factores aumentan su riesgo:

  • Historia familiar. El tener padres o hermanos que hayan tenido nódulos tiroideos o cáncer de tiroides o de otras glándulas endocrinas aumenta la probabilidad de desarrollar nódulos.
  • Edad. La probabilidad de desarrollar nódulos aumenta al incrementar la edad.
  • Género. Las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar nódulos tiroideos que los hombres.
  • Exposición a radiación. Una historia de exposición a radiación de la cabeza y cuello (de tratamientos médicos pero no de procedimientos diagnósticos) aumenta su riesgo de desarrollar nódulos.

Los factores de riesgo para presentar un nódulo canceroso incluyen los factores de riesgo mencionados arriba, excepto el género femenino, además de:

  • Tener un nódulo de consistencia dura
  • Tener un nódulo que esté adherido a estructuras cercanas
  • Ser varón
  • Edad menor de 20 años y mayor de 70 años

¿Cómo se diagnostican los nódulos tiroideos?

Algunas veces usted puede sentir el nódulo por sí mismo o su doctor puede encontrarlo durante un examen. Su doctor usualmente necesitará ordenar uno o más de los siguientes exámenes:

  • Examen del nivel de hormonas tiroideas. Este es un examen de sangre que mide los niveles de hormonas secretadas por la glándula tiroides. La mayoría de veces, los niveles de hormonas son normales pese a la presencia de nódulos (los niveles anormales están algunas veces asociados con nódulos no cancerosos), de tal manera que su doctor probablemente necesitará ordenar otros exámenes listados debajo.
  • Biopsia con aguja-fina de la glándula tiroides. Con este examen, realizado en la oficina de su doctor, una aguja muy delgada es utilizada para tomar una muestra de células de uno o más nódulos tiroideos. Las muestras son posteriormente enviadas al laboratorio para análisis. La mayoría de nódulos diagnosticados utilizando este método terminan siendo no cancerosos. Si el análisis concluye ser "sospechoso", su doctor puede repetir este examen o puede referirlo a cirugía para remover los nódulos para realizar un diagnóstico definitivo.
  • Ultrasonido de tiroides. Este examen utiliza ondas para determinar si un nódulo es sólido o es un quiste lleno de líquido. Este examen puede también monitorizar el crecimiento de los nódulos y es útil si los nódulos son difíciles de palpar. Además, el ultrasonido de tiroides es utilizado algunas veces para ayudar a guiar la colocación de la aguja durante una biopsia con aguja fina.
  • Gammagrafía de tiroides. Con este examen, una pequeña cantidad de yodo radioactivo es inyectada en una vena. El grado en el que el yodo radioactivo es absorbido por los nódulos en comparación con el tejido tiroideo normal ayuda a determinar si los nódulos pueden ser cancerosos o no cancerosos.

¿Cómo se tratan los nódulos tiroideos?

El tratamiento depende del tipo de nódulo tiroideo que tenga. Las opciones de tratamiento incluyen:

  • No tratamiento. Si usted tiene nódulos no cancerosos, usted y su doctor pueden simplemente elegir monitorizar su condición mediante consultas regulares.
  • Terapia de supresión con hormonas tiroideas. Algunos doctores tratan los nódulos no cancerosos con levotiroxina, una forma sintética de la hormona tiroidea tiroxina. La teoría es que este medicamento indica a la pituitaria que produzca menor cantidad de otra hormona tiroidea responsable del crecimiento del tejido tiroideo. El objetivo de este tratamiento es disminuir el tamaño de los nódulos. El debate continúa en la comunidad médica respecto a que si la evidencia consistentemente muestra que este tratamiento realmente trabaja disminuyendo el tamaño de los nódulos.
  • Yodo radioactivo. Su doctor puede usar yodo radioactivo para tratar nódulos tiroideos hiperfuncionantes y bocios multinodulares. El yodo radioactivo es absorbido en la glándula tiroides, causando que los nódulos disminuyan de tamaño. Las mujeres embarazadas o las mujeres que intentan estar embarazadas no deberían someterse a este tratamiento.
  • Ablación con alcohol. El objetivo de este tratamiento, similar al tratamiento de yodo radioactivo, es disminuir el tamaño de los nódulos tiroideos y disminuir los síntomas del hipertiroidismo. Con este tratamiento, los nódulos hiperfuncionantes son inyectados con alcohol etílico (etanol). Esto es raramente realizado y en muy seleccionados casos.
  • Cirugía. La cirugía para remover los nódulos es el mejor tratamiento para los nódulos que son cancerosos, que causan síntomas (por ejemplo, son tan grandes que causan dificultad para respirar o deglutir), y que son "sospechosos" (por ejemplo, no pueden ser diagnosticados como cancerosos o no cancerosos sin haber sido removidos quirúrgicamente y examinados)

¿Dónde puedo aprender más acerca de los nódulos tiroideos y otras enfermedades de la tiroides?

Contacte o revise las páginas web de las siguientes organizaciones:

Fundación Americana de Pacientes Tiroideos
P.O. Box 4914
Odessa, TX 79760

Asociación Americana de la Tiroides
6066 Leesburg Pike, Suite 550
Falls Church, Virginia 22041
1.800.THYROID
www.thyroid.org

La Fundación de las Hormonas
8401 Connecticut Avenue Suite 900
Chevy Chase, MD 20815-5817
1.800.HORMONE
www.hormone.org

Revisión rápida de nódulos tiroideos
  • Los nódulos tiroideos son muy comunes. Estos ocurren en cerca del 4 por ciento de las mujeres.
  • Cerca del 95 por ciento de los nódulos tiroideos son benignos.
  • El despistaje tiroideo es un simple examen del cuello realizado por un profesional del cuidado de la salud para detectar un crecimiento de la tiroides (bocio) o nódulos tiroideos. Este examen es recomendado para personas que tienen historia familiar de enfermedad tiroidea o historia previa de radiación del cuello o cara.

Referencias

American Thyroid Association. Thyroid Nodules. www.thyroid.org Accessed 10/8/2010

National Institutes of Health. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. National Endocrine and Metabolic Diseases Information Service. Hyperthyroidism. www.endocrine.niddk.nih.gov Accessed 10/8/2010

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud para información acerca de una condición médica específica. ©Copyright 1995-2011 The Cleveland Clinic Foundation. All rights reserved. Este documento fue revisado por última vez 10/8/2010 (s13121)


Cleveland Clinic Mobile Site