Diseases & Conditions

800.223.2273

9:00 a.m.-3:00 p.m., M-F EST

Testicular Cancer Overview

Cáncer de Testículo

¿Dónde están los testículos?

Los testículos son las glándulas sexuales masculinas que producen esperma y la hormona llamada testosterona. Los testículos son dos glándulas con forma de huevo dentro del escroto, o saco de piel que se encuentra debajo del pene.

¿Qué es el cáncer de testículo?

El cáncer de testículo es una enfermedad que sucede cuando las células cancerígenas (malignas) se desarrollan en el tejido de un testículo. El desarrollo de las células cancerígenas en los dos testículos puede ocurrir, pero es muy raro. EL cáncer de testículo es el cáncer más común entre hombres de edades entre 20 y 35 años. La enfermedad suele ser curable.

¿Cuales son los factores de riesgo para desarrollar cáncer de testículo?

Los factores de riesgo para desarrollar cáncer de testículo incluyen:

  • Testículo(s) sin descender (criptorquidia) – Esto es cuando uno o ambos testículos no ha descendido al escroto antes del nacimiento
  • Síndrome de Klinefelter – Esto es una enfermedad en la que el macho nace con un cromosoma X de más en todas o la mayoría de sus células. Otros síndromes genéitcos también están asociados con mayor riesgo.
  • Raza – Los hombres blancos, no hispans, tienen más probabilidades de desarrollar este cáncer que los hombres de otras razas y orígenes étnicos.
  • Historial médico personal o familiar – Los hombres que tienen un hermano o padre que tuvo cáncer de testículo tienen un aumento del riesgo de desarrollar cáncer ellos mismo. Los hombres que han tenido cáncer de testículo tienen mayor riesgo de desarrollar un segundo cáncer en el otro testículo.
¿Cuales son los síntomas de cáncer de testículo?

Los siguientes síntomas pueden ser señales de cáncer de testículo o de alguna otra enfermedad. Consulta con un médico si tienes cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Inflamación del escroto
  • Bultos o hinchazón en cualquiera de los testículos
  • Retención de líquido en el escroto
  • Dolor sordo en la ingle o la parte inferior del abdomen
  • Dolor o incomodidad en el escroto o en un testículo
¿Cómo se diagnostica el cáncer de testículo?

El c’ancer de testículo se suele diagnosticar después de que el hombre sienta un bulto o cualquier otro cambio en un testículo. Cuando se sospecha que hay alguna anormalidad, se suele pedir que se haga un ultrasonido, que es un aprueba médica indolora que ayuda al médico a ver si hay o no anormalidades en el testículo. Si el ultrasonido nos muestra evidencias de que hay cáncer, entonces se hace una operación quirúrgica en el testículo y se examina bajo un microscopio para ver si hay cáncer presente y, si lo hay, qué tipo de cáncer es. Por lo tanto, el cáncer de testículo solo se diagnostica una vez que el testículo se ha extirpado y examinado. Las biopsias, que consisten en la extirpación de una pequeña cantidad de tejido usando una aguja u otro instrumento médico, NO se llevan a cabo en los testículos porque penetrar el testículo puede hacer que tratar el cáncer sea más difícil en caso de descubrirlo.

Entre las pruebas que ayudan a diagnosticar el cáncer de testículo se encuentran:

  • Ultrasonido – Este es un procedomoento que usa ondas de sonido de alta frecuencia para formar imágenes del tejido de tu cuerpo.
  • Un examen físico e historial – Un examen físico y el historial médico pueden ayudar a tu médico a buscar los problemas que puedan estar relacionados con el cáncer de testículo.
  • Prueba de sangre de marcadores tumorales – Este procedimiento examina una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas sustancias que están conectadas con tipos específicos de cáncer. Estas sustancias se llaman marcadores tumorales. Los marcadores tumorales que a menudo están elevados cuando hay cáncer de testículo son la alfa-fetoproteína (AFP por sus siglas en inglés), gonadotropina coriónica humana (HCG o beta-HCG por sus siglas en inglés) y lactato deshidrogenasa (LDH por sus siglas en inglés).
  • Orquiectomía inguinal y biopsia – Este procedimiento supone la extirpación del testículo completo mediante una incisión en la ingle. Entonces se toma una muestra de tejido del testículo y se comprueba si hay o no células cancerígenas.
  • TAC y rayos X – Un estudio TAC (tomografía axial computerizada, CT por sus siglas en inglés) es una prueba médica que usa rayos X para formar imágenes del interior del cuerpo. Cuando se diagnostica un cáncer o se sospecha que lo hay, se hace un escáner TAC (llamado CT o CAT por sus siglas en inglés) para ver si se puede ver cáncer en otras partes del cuerpo. En el cáncer de testículo, se hace un escáner TAC del abdomen y la pelvis. Las imágenes del pecho se toman bien sea con un escáner TAC o mediante rayos X normales.
¿Cuales son las fases del cáncer de testículo?

Fase 0 – Se han desarrollado células anormales pero todavía están confinadas dentro de los túbulos donde las células del esperma comienzan a desarrollarse.

Fase I – Esta fase consiste de las fases IA, IB, y IC.

  • En la fase IA, el cáncer está confinado al testículo y al epidídimo, y todos los niveles de los marcadores tumorales son normales. EL cáner no se ha extendido a la capa exterior de la doble membrana que rodea el testículo y no ha crecido en la sangre vasos linfáticos.
  • En la fase IB, por lo menos uno de los siguientes es pertinente: El cáncer invade los vasos sanguineos o los linfáticos dentro del testículo; el cáncer ha invadido la superficie alrededor del testículo; y/o el cáncer invade el cordón espermático o el escroto. En la fase IB, todos los marcadores tumorales son normales.
  • En la fase IS, el cáncer puede estar en cualquier parte del testículo, el cordón espermático, o el escroto y uno o mas que uno de los niveles de marcadores tumorales esta elevado.

Fase II – Esta fase consiste en la Fase IIA, la Fase IIB, y la Fase IIC y se refiere a los pacientes cuyo cancer haya invadido los nódulos linfáticos en la parte de atrás del abdomen (esta parte del cuerpo se llama el retroperitoneo) pero no a cualquier otro sitio. Si los pacientes con cáncer en los nódulos linfáticos tienen los niveles de marcadores tumorales moderadamente o altamente elevados, estos están en la fase III y no la II.

  • En la Fase IIA, el cáncer ha invadido a un máximo de cinco nódulos linfáticos en el abdomen. Ninguno de los nódulos linfáticos es más grande que 2 centimetros de tamaño. Los marcadores tumorales tienen que ser o normales o solo levemente elevados.
  • En la Fase IIB, el cáncer ha invadido más que cinco nódulos, ninguno de los cuales es mas grande que 5 centimetros o el cáncer ha invadido cinco nódulos o menos y hay una masa de nódulos linfáticos entre 2 y 5 centimetros. Los marcadores tumorales tienen que ser o normales o solo levemente elevados.
  • En la Fase IIC, el cáncer ha invadido por lo menos un nódulo linfático en el abdomen que es mas grande que 5 cm en diametro. Los marcadores tumorales tienen que ser o normales o solo levemente elevados.

Fase III – Esta fase está dividida en la Fase IIIA, la Fase IIIB, y la Fase IIIC y esolo se puede determinar después de que se realiza una orquiectomía inguinal (la extracción de un testículo por una incisión el la ingle).

  • En la Fase IIIA, el cáncer ha invadido los nódulos linfáticos más alla del abdomen (como los nódulos linfáticos del pecho) y/o los pulmones. Los marcadores tumorales tienen que ser normales o solo levelemente elevados.
  • En la Fase IIIB, el cáncer tiene los marcadores tumorales moderadamente elevados.
  • En la Fase IIIC, o el cáncer ha invadido otro órgano que no sea los pulmones (como el hígado, los huesos o el cerebro) o los marcadores tumorales son altamente elevados y el cáncer ha invadido por lo menos un nódulo linfático o órgano.
¿Como se trata el cáncer del testículo en cada fase?

Casi todos los cánceres del testículo empiezan en las células germinales (aquellas que se convierten en espermatozoides u óvulos). Los mayores tipos de tumores de las células germinales son los seminomas y los no-seminomas. Los no-seminomas tienden a crecer e invadir más rapidamente de lo que lo hacen los seminomas. Los seminomas son más sensibles a la radiación, y los dos tipos son muy sensibles a la quimioterápia. Si un tumor del testículo tiene células de los seminomas y de los no-seminomas, será tratado como un no-seminoma.

Los tres tipos de tratamientos para el cáncer del testículo son:

  • Tratamiento Quirúrgico – Este tratamiento puede incluir extraer el testículo (orquiectomía) y quitar todos los nódulos linfáticos asociados (linfadenecectomía). Normalmente, la orquiectomía se hace para los cánceres del testículo del tipo seminoma y los del tipo no-seminoma, mientras la extracción de los nódulos linfáticos se hace solo para los no-seminomas. La cirugía tambien se puede hacer en ciertas situaciones para quitar los tumores de los pulmones o el hígado si no han desaparecido después de la quimioterápia.
  • La Terápia de Radiación – Este tratamiento usa rayos-X en altas dosis. La radiación puede ser usada después de la cirugía para los pacientes con seminomas para prevenir el regreso del tumor. Normalmente, la radiación está limitada al tratamiento de los seminomas.
  • La Quimioterápia – Este tratamiento usa drogas como la cisplatina, la bleomicina, y la etoposida para matar las células de las cánceres. La quimioterápia ha aumentado la probabilidad de supervivencia para las personas que tienen seminomas así como para las que tienen no-seminomas.
Los tratamientos para cada fase de cáncer de testículo

En la Fase I, el tratamiento normalmente es cirugía para extraer el testículo. Para los seminomas de la fase I, el tratamiento estándar es la observación, radiación para los nódulos linfáticos en el abdomen, o quimioterápia con carboplatina. Para los no-seminomas, se usa la observación, la cirugía para extraer los nódulos linfáticos en el abdomen, o la quimioterápia.

En la Fase II, los tumores seminomas están divididos en los voluminosos y los no-voluminosos. Las enfermedades voluminosas generalmente se definen como los tumores más grandes de 5 centímetros. El tratamiento de los seminomas de la Fase II incluye cirugía para extraer el testículo antes de radiación para los nódulos linfáticos en el caso de las enfermedades no-voluminosas. En los casos de las enfermedades voluminosas, el tratamiento puede ser cirugía para extraer el testículo antes de la quimioterápia usando nueve semanas de bleomicina, etoposida, y cisplastina o doce semanas de etoposida y cisplatina sin bleomicina. El tratamiento de los tumores no-seminomas el la Fase II se divide también entre los tumores voluminosos y los no-voluminosos, pero se definen como los que sean mas pequeños de 2 a 3 centimetros. Para las enfermedades no-voluminosas, el tratamiento normalmente es una operación quirúrgica para extirpar los testículos y nódulos linfáticos del abdomen, posiblemente seguido de quimioterapia. Para las enfermedades voluminosas, se hace una operación quirúrgica para extirpar el testículo, seguido de quimioterapia (el mismo tipo de quimioterapia de la que hemos descrito arriba para para los tumores seminomas). Después de la quimioterapia, se debe de hacer una operación quirúrgica para extirpar los nódulos linfáticos en la parte posterior del abdomen si cualquiera de ellos está agrandado.

En la Fase III, el tratamiento es una operación quirúrgica para extirpar el testículo seguida de una quimioterapia que combina una serie de medicamentos. El tratamiento es el mismo para los seminomas y no-seminomas en la Fase III, excepto que después de la quimioterapia, se suele hacer otra operación quirúrgica para extirpar cualquier tumor residual en los no-seminomas. Con los seminomas, los tumores residuales no suelen necesitar ningún tratamiento adicional. La quimioterapia suele consistir en nueve semanas de bleomicina, etoposida, y cisplastina o doce semanas de etoposida además de cisplatina para los pacientes con factores de riesgo favorables y doce semanas de bleomicina, etoposida y cisplatina para aquellos pacientes con factores de riesgo no favorables. Los factores de riesgo no favorables incluyen que los marcadores tumorales en la sangre estén altamente elevados y que haya tumores en otros órganos además de los pulmones, como el hígado, los huesos o el cerebro.

Si el cáncer es una reaparición de un cáncer de testículo previo, el tratamiento suele consistir en quimioterapia usando una combinación de diferentes medicamentos, como por ejemplo ifosfamidas, cisplatina, etoposida, vinblastina, o paclitaxel. Despu"es de este tratamientos a veces se hace un transplante autólogo de médula espinal o transplante periferal de células madre. Las reapariciones que ocurren ‘as de dos años después del tratamiento inicial se suelen tratar quirúrgicamente.

¿Cuál es el pronóstico (posibilidad de recuperación) para los hombres con cáncer de testículo?

El pronóstico es bueno para la mayoría de los hombres con cáncer de testículo. Este tipod e cáncer se trata con éxito en más del 95 por ciento de los casos. Incluso los hombres con factores de riesgo no favorables tienen una media del 50 por ciento de posibilidades de curarse.

¿Se puede prevenir el cáncer de testículo?

No hay ninguna manera de prevenir el cáncer de testículo, pero detectarlo pronto es importante. Los hombres deben de examinarse los testículos ellos mismos (TSE por sus siglas en inglés) cada mes. Si eres un hombre de más de 15 años de edad al que no le han enseñado como hacer TSE, pregunta a tu médico para que te enseñe como hacerlo. Si un hombre nota cualquier cambio en sus testículos (bultos o nódulos, dureza, dolor persistente, o que un testículo se hace más grande o más pequeño), deberá notifcarselo a su médico inmediatamente para que le examine los testículos.

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud para información acerca de una condición médica específica. © 1995-2009 The Cleveland Clinic Foundation. All rights reserved. (12/17/2008...#s12183)


Cleveland Clinic Mobile Site