Diseases & Conditions

800.223.2273

9:00 a.m.-3:00 p.m., M-F EST

Understanding Rectal Bleeding

Hemorragia Rectal

¿Qué es la hemorragia rectal?

La hemorragia rectal a menudo se descubre al ver sangre de color rojo vivo en el papel del baño – a menudo después de defecar – o porque el agua del baño se vuelve roja. La hemorragia rectal también puede hacer que tengas una deposición extremadamente oscura, que varía entre un color rojo intenso/ granate a negro, y a veces con apariencia de alquitrán (melena).

El color de la sangre puede indicar dónde está ocurriendo la hemorragia:

  • La sangre de color rojo vivo suele indicar que la hemorragia es en la parte inferior del colon o el recto
  • La sangre de color rojo oscuro o granate suele indicar que la hemorragia es más arriba en el colon o en el intestino delgado
  • Melena suele indicar que la hemorragia es el en estómago, como por ejemplo hemorragia por úlceras

No todas las hemorragias rectales son visibles con los ojos. En algunos casos, la evidencia de la hemorragia rectal sólo se puede ver a través del examen bajo microscopio de una muestra de deposición o mediante una prueba llamada prueba de Hemoccult® que se puede hacer en la oficina de tu médico.

¿Qué causa la hemorragia rectal?

Aunque la hemorragia rectal es común, tan solo como un tercio de aquellos que la sufren buscan tratamiento. Los síntomas suelen desarrollarse rápidamente, y la mayoría de las causas tiene tratamiento y no son serias. En algunos casos, la hemorragia rectal puede ser un síntoma de una enfermedad seria, como cáncer colorrectal. Por eso, se debe de contar a tu médico toda hemorragia rectal. Él o ella pueden hacer un examen rectal o pedir que te hagan unas pruebas como una colonoscopía para determinar las causas de la hemorragia.

Las causas de la hemorragia rectal pueden ser:

  • Hemorroides
  • Fisura anal
  • Absceso o fístula anal
  • Diverticulosis /diverticulitis
  • Enfermedad inflamatoria intestinal (IBD por sus siglas en inglés)
  • Úlceras
  • Pólipos grandes
  • Cáncer de colon

¿Qué síntomas se asocian con la hemorragia rectal?

Los síntomas de la hemorragia rectal pueden incluir:

  • Dolor y/o presión rectal
  • Sangre de color rojo fuerte en las heces, en la ropa interior, y/o en el baño
  • Heces de color rojo, granate o negro
  • Heces que tienen una apariencia de alquitrán
  • Confusión
  • Sentirse aturdido o mareado
  • Desmayos
Perspectiva general de las causas de la hemorragia rectal.

¿Qué son las hemorroides, la causa más común de la hemorragia rectal?

Las hemorroides son venas hinchadas en el recto (hemorroides internas), o en el ano (hemorroides externas). Las hemorroides, también llamadas almorranas, se pueden desarrollar comúnmente por estreñimiento crónico o por hacer esfuerzo al defecar, por los embarazos, por el esfuerzo laboral (levantar mucho peso, etc.), por la obesidad, o por el coito anal.

EL tratamiento para las hemorroides incluye tratar las causas subyacentes, como por ejemplo tratar el estreñimiento o los hábitos de hacer demasiado esfuerzo, o cambiar los hábitos laborales si fuera necesario. A veces es necesario hacer un tratamiento quirúrgico que puede consistir en uno de los siguientes métodos:

  • Ligadura con banda elástica: se coloca una banda elástica alrededor de la base de la hemorroide para cortar la circulación a la parte más grande de la hemorroide lo que causa que la hemorroide se atrofie.
  • Escleroterapia: se inyecta una solución química alrededor de los vasos sanguíneos lo que hace que la hemorroide se encoja.
  • Láser: se usa un rayo de láser preciso para quemar las pequeñas hemorroides.
  • Ligadura arterial hemorroidal: usa una sonda de Doppler para localizar y atar los vasos sanguíneos que alimentan la hemorroide, para así encogerla.
  • Procedimiento para el prolapso de hemorroides (PPH por sus siglas en inglés): pone las hemorroides que han salido del canal anal de vuelta a su posición original.
  • Hemorroidectomía: extirpación quirúrgica de las hemorroides.

¿Qué es una fisura anal?

Una fisura anal, una rajadura o desgarrón en el revestimiento del ano, causa hemorragias y dolor ardiente después de las defecaciones. La causa más común es defecar unas heces muy duras. El dolor lo causa un espasmo del músculo del esfínter. Esto ocurre como una medida protectora por parte del cuerpo a medida que las heces pasan y agrandan el desgarrón. La hemorragia es resultado del trauma al desgarrón que ya existe. Las fisuras suelen confundirse con las hemorroides y mal-diagnosticarse como hemorroides.

Las fisuras suelen mejorar por sí mismas, pero si no lo hacen, se puede poner una pomada o medicamento en la zona para relajar el músculo para que se alivie el dolor. Se puede necesitar una cirugía para las fisuras crónicas o recurrentes o si se tienen excesivos espasmos del esfínter que impiden que el desgarrón se cure por sí mismo.

¿Qué es un absceso perianal?

Hay unas glándulas pequeñas que se abren dentro del ano, y se piensa que las mismas ayudan con la defecación. Cuando una de estas glándulas se bloquea, puede ocurrir una infección. El bolsillo de pus que resulta del bloqueo es un absceso. El absceso se puede drenar bajo anestesia local en la oficina de tu médico. Los abscesos m’as grandes necesitan ser drenados bajo anestesia. Como alrededor de un tercio de todos los abscesos perianales se convierten en fístulas anales.

¿Qué es una fístula?

Una fístula anal es una consecuencia de una infección en la zona perianal. Una fístula es una conexión entre dos espacios. Una fístula anal es una conexión entre el ano o recto con la piel alrededor del ano. Las fístulas suelen comenzar como infecciones en la glándula anal que como es natural se encuentra en el ano. Para curarlas se necesita una operación quirúrgica. Algunas fístulas anales tienen otras causas como la enfermedad inflamatoria intestinal, la tuberculosis, o radiación. Otras pueden resultar de haber tenido una operación quirúrgica en la zona.

¿Qué son la diverticulosis y la diverticulitis?

La diverticulosis se desarrolla cuando se forman pequeños bolsillos (divertículos) en las secciones debilitadas de la pared del intestino que sobresalen a través de la pared intestinal, normalmente en el colon sigmoideo. Los divertículos se encuentran a menudo en la gente mayor en las sociedades occidentales y se diagnostican cuando se encuentran en una colonoscopía o sigmoidoscopía.

La diverticulosis es una enfermedad benigna pero pueden ocurrir hemorragias e infecciones que son complicaciones asociadas con la misma. Los divertículos generalmente ocurren sin síntomas, a menos que se bloqueen e infecten, causando diverticulitis. Los síntomas de la diverticulitis incluyen dolor abdominal, fiebre, y un cambio repentino en los hábitos intestinales. El tratamiento incluye una dieta especial, antibióticos, o cirugía.

¿Qué es la enfermedad inflamatoria intestinal?

La enfermedad inflamatoria intestinal (IBD por sus siglas en inglés) es una inflamación del intestino delgado o del grueso. Hay dos tipos de IBD. Un tipo de IBD es la enfermedad de Crohn, que se caracteriza por parches de inflamación que pueden ocurrir en cualquier sitio del tracto digestivo. El otro tipo de IBD, la colitis, se caracteriza por la inflamación del intestino grueso.

Hay otros varios tipos de colitis, incluyendo:

  • Colitis infecciosa (causada por una infección que ataca al intestino grueso)
  • Colitis isquémica (el resultado de un suministro insuficiente de sangre al colon)
  • Colitis por radiación ( después de la radioterapia, normalmente la que se da para cáncer de próstata, de recto, o ginecológico)
  • Colitis ulcerosa (úlceras/llagas en la pared del intestino delgado)

Los síntomas de IBD pueden incluir:

  • Fiebre
  • Hemorragia rectal
  • Diarrea
  • Dolor abdominal y/o retortijones
  • Obstrucción intestinal

El tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal es fundamental y puede incluir una dieta especial, medicamentos para eliminar o reducir la inflamación, y/o cirugía.

¿Qué son las úlceras?

Las úlceras son llagas en la pared del estómago o en la primera sección del intestino delgado (el duodeno), causadas por un desequilibrio de los líquidos digestivos en el estómago y el duodeno. Mientras que el dolor abdominal es el síntoma más común de las úlceras, muchas úlceras no producen síntomas obvios.

Las úlceras que sangran dentro del tracto intestinal pueden causar heces de color negro, a veces con apariencia de alquitrán. Las úlceras normalmente se tratan son éxito sin necesidad de operación quirúrgica, y el tratamiento que tiene éxito puede prevenir el que se formen nuevas úlceras. Los métodos de tratamiento incluyen:

  • Una dieta especial
  • Antibióticos
  • Medicamentos que neutralicen en ácido gástrico, o reduzcan las secreciones de ácido gástrico
  • Medicamentos que fortalezcan la resistencia al ácido gástrico en el estómago y el duodeno.

¿Qué son los pólipos y como se tratan?

Debido a que la hemorragia rectal puede a veces ser un síntoma de cáncer colorrectal – cáncer del colon o del recto – esta es la primera razón por la que no se puede ignorar una hemorragia rectal. El cáncer colorrectal es un tipo de cáncer que normalmente se puede curar si se diagnostica y trata lo suficientemente pronto.

El cáncer colorrectal ocurre cuando el crecimiento y división normal de las células que recubren el intestino grueso se sale fuera de control, lo que inicialmente resulta en la formación de pólipo(s). Un pólipo puede parecer una seta pequeña que está pegada a la pared del intestino grueso. Los pólipos que se vuelven grandes pueden sangrar.

Mientras es verdad que hay muchos pólipos que no son cancerígenos, ciertos pólipos se consideran pre-cancerígenos y pueden desarrollarse en cáncer si se dejan sin tratar. Es por ello que el extirpar los pólipos antes de que desarrollen cambios tan severos puede prevenir el cáncer. La colonoscopía es el procedimiento que usan los médicos para localizar y extirpar los pólipos para prevenir cáncer colorrectal.

La gente que tiene un mayor riesgo de desarrollar cáncer colorrectal incluyen aquellos que tienen un historial familiar de cáncer colorrectal, y la gente que ya han tenido antes cáncer o pólipos.

Cuando se desarrolla en cáncer colorrectal, los tratamientos pueden incluir:

  • Operación quirúrgica
  • Quimioterapia
  • Tratamiento de radiación

Las primeras etapas del cáncer colorrectal pueden no tener síntomas aparentes. Es por ello que las revisiones regulares son importantes, sobre todo para aquellos individuos que tiene mayor riesgo.

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud para información acerca de una condición médica específica. ©Copyright 1995-2011 The Cleveland Clinic Foundation. All rights reserved. (6/7/2010...#s14612)


Cleveland Clinic Mobile Site