Diseases & Conditions

800.223.2273

9:00 a.m.-3:00 p.m., M-F EST

Fatty Liver

El hígado es un órgano importante que desempeña trabajos importantes en tu cuerpo. El hígado está involucrado en el desglose de la comida, en guardar energía y nutrientes, producir proteínas como los factores de la coagulación de la sangre, en hacer bilis (que se usa para digerir la comida), y en desglosar ciertos medicamentos y el alcohol y otras toxinas que pueden entrar en el cuerpo.

Nos hemos acostumbrado a oír acerca de los efectos sobre el corazón de las malas costumbres al comer y de tener sobrepeso. Hemos oído que mucha gente, incluso niños pequeños, están desarrollando diabetes. Las malas costumbres alimenticias y tener sobrepeso también pueden dañar al hígado.

¿Qué es el hígado graso?

Un hígado normalmente contiene una cierta cantidad de grasa, pero si la grasa representa más del 5-10% del peso del hígado, se dice que esa persona tiene el "hígado graso" o esteatosis. El hígado graso puede existir en algunas personas sin causar síntomas o sin empeorar. En otros, el hígado graso puede llevar a tener más problemas de salud.

¿Cómo puede una persona desarrollar hígado graso?

Mucha gente a la que se le diagnostica hígado graso tienen sobrepeso y se les considera de edad media. Mientras que algunas personas (incluyendo los niños) sin ningunas enfermedades asociadas pueden desarrollar hígado graso, ciertas situaciones pueden contribuir a desarrollar el hígado graso. Estas pueden incluir:

  • Comer demasiadas calorías
  • Tener otras enfermedades, como la obesidad, la diabetes, resistencia a la insulina, o los triglicéridos altos
  • Abusar del alcohol
  • Malnutrición
  • Perder peso muy rápido

El hígado graso con una inflamación que NO ha sido causada como resultado del consumo de alcohol se llama esteato-hepatitis no alcohólica (NASH por sus siglas en inglés). La inflamación del hígado puede causar que dicho órgano se dañe. Una mayoría de la gente a la que se le diagnostica con NASH tiene entre 40 y 60 años de edad. Se diagnostica con NASH a más mujeres que hombres.

¿Cuáles son los síntomas del hígado graso?

El hígado graso por si solo no causa síntomas. Se diagnostica a menudo cuando se ve algo anormal en otros tipos de pruebas, como un análisis de sangre. Puede que un médico encuentre que durante un examen físico a notado que el hígado parece agrandado.

Si NASH progresa a un estado avanzado, o se da la cirrosis, pueden aparecer síntomas. La cirrosis es una enfermedad progresiva en la que el tejido sano de hígado es reemplazado por tejido cicatrizante, previniendo eventualmente que el hígado funcione de manera apropiada. Los síntomas asociados con el NASH avanzado pueden incluir:

  • Fatiga
  • Pérdida de peso
  • Debilidad
  • Confusión mental

La cirrosis puede llevar al fallo del hígado y a la muerte.

¿Cómo se diagnostica el NASH?

Hay ciertas pruebas que se pueden usar para descartar otras enfermedades del hígado cuando se sospecha que puede haber dichas enfermedades o el NASH. Estas pruebas pueden incluir análisis de sangre para ver los niveles de encimas del hígado, ultrasonidos, tomografía computerizada (CT scan por sus siglas en ingles), o una imagen resonancia magnética (MRI por sus siglas en ingles). No obstante, el propio NASH se diagnostica mediante una biopsia del hígado. Un pedazo muy pequeño del hígado se extrae mediante una aguja y se examina a conciencia en un laboratorio.

¿Cómo se trata la enfermedad del hígado graso?

El hígado graso y el NASH se tratan ante todo mediante cambios en la forma de vida. No hay ningún medicamento ni operaciones quirúrgicas para el hígado graso o NASH. Tu proveedor de salud puede sugerirte que:

  • Pierdas peso, preferiblemente a un ritmo de una o dos libras por semana, más que más rápido
  • Disminuye tus niveles de triglicéridos mediante la alimentación y el ejercicio, o medicamentos, o ambos
  • Evita las bebidas alcohólicas
  • Evita tomar medicamentos innecesarios (pero no evites los medicamentos que necesites para tratar cuestiones médicas ya existentes)
  • Trata tu diabetes si es que la sufres
  • Come adecuadamente
  • Haz más ejercicio
  • Mantén un horario regular de visitas con un médico que se especialice en el cuidado del hígado

Estas recomendaciones para un estilo de vida (comer mejor, moverte más) también pueden ser válidos para cambiar por completo o parar los efectos del síndrome metabólico. El síndrome metabólico es una colección de factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares que aumentan tus posibilidades de desarrollar alguna enfermedad cardiovascular, apoplejías, y diabetes. La enfermedad también se conoce por otros nombres como síndrome X, y síndrome de resistencia a la insulina.

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud para información acerca de una condición médica específica. © 1995-2009 The Cleveland Clinic Foundation. All rights reserved. (10/19/2007...#s13914)


Cleveland Clinic Mobile Site