Diseases & Conditions

Hemorragia Intracraneal, Hemorragia Cerebral, y Apoplejía Hemorrágica

¿Qué es la hemorragia intracraneal, la hemorragia cerebral, y la apoplejía hemorrágica?

Una hemorragia intracraneal es un tipo de hemorragia que ocurre dentro del cráneo (calavera).

Una hemorragia alrededor o dentro del mismo cerebro se llama una hemorragia cerebral (o hemorragia intracerebral). La hemorragia causada por la ruptura o el escape de un vaso sanguíneo en el cerebro se llama una apoplejía hemorrágica. (Todas las hemorragias dentro del cráneo se llaman hemorragias intracraneales).

Las hemorragias que ocurren dentro del cráneo o cerebro suelen ocurrir de repente, ya sea de causas externas o internas. Una hemorragia puede causar daños al cerebro y a los nervios muy rápidamente y puede ser fatal.

Debido a que el cerebro no puede almacenar oxígeno, depende de una serie de vasos sanguíneos para suministrar el oxígeno y los nutrientes. La acumulación de sangre de una hemorragia intracraneal o una hemorragia cerebral pone presión en el cerebro y le priva de oxígeno.

Cuando una hemorragia o apoplejía interrumpe el flujo de sangre alrededor o dentro del cerebro, privándolo de oxígeno durante más de tres o cuatro minutos, las células del cerebro mueren. Además, dañan las células nerviosas afectadas y las funciones relacionadas que controlan.

¿A quien afecta la hemorragia intracraneal?

La apoplejía es la causa principal de invalidez y la tercera causa principal de muertes en los Estados Unidos. La hemorragia intracraneal representan aproximadamente el 10% de todas las apoplejías en los Estados Unidos.

La hemorragia intracraneal puede golpear a cualquiera y a cualquier edad, dependiendo de las causas. Aunque la hemorragia cerebral y la apoplejía cerebral están normalmente asociadas con los adultos más mayores, también pueden ocurrir en los niños (apoplejía pediátrica).

¿Cuáles son las causas de la hemorragia intracraneal?

La hemorragia intracraneal tiene un número de causas , que incluyen:

  • Trauma en la cabeza, como los que causan las caídas, los accidentes de coche, los accidentes deportivos, etc.
  • Hipertensión (alta presión arterial) daño a las paredes de los vasos sanguíneos que causa al vaso sanguíneo a que tenga filtraciones o se rompa
  • Bloqueo de una arteria en el cerebro causado por un coágulo de sangre que se formó en el cerebro o que viajó al cerebro desde otra parte del cuerpo, con la subsiguiente pérdida en la arteria dañada
  • Ruptura del aneurisma cerebral (un punto débil en la pared del vaso sanguíneo que se hincha y se rompe)
  • Acumulación de la proteína amiloide entre las paredes de las arterias del cerebro (angiopatía amiloide cerebral)
  • Pérdidas o malformaciones en las arterias y las venas (malformación arteriovenosa)
  • Tratamiento con terapia anticoagulante (diluyentes de la sangre)
  • Ciertas enfermedades que ya existían antes, como la diabetes, anemia falciforme, o la enfermedad de Moyamoya (bloqueo de las arterias en la base del cerebro)
  • Tumores sangrantes
  • Fumar, uso excesivo del alcohol, o uso de drogas ilegales como la cocaína
  • Enfermedades relacionadas con el embarazo o el parto, incluyendo eclampsia, vasculopatía posparto, o hemorragia intraventicular neonatal
¿Cuáles son los síntomas de la hemorragia intracraneal?
  • Hormigueo, debilidad, entumecimiento repentinos, o parálisis de la cara, brazo o pierna, particularmente en un lado del cuerpo
  • Dolor de cabeza repentino, severo
  • Dificultad para tragar o ver
  • Pérdida de equilibrio o coordinación
  • Dificultad para comprender, para hablar (arrastrar palabras, confusión), leer, o escribir
  • Cambios en el nivel de consciencia o lucidez, marcado por estupor, apatía, letargo, adormecimiento, o coma
¿Cuáles son los efectos de la hemorragia intracraneal?

Además de privar al cerebro de oxígeno y de matar células cerebrales, las hemorragias dentro del cerebro también previenen que las células nerviosas se puedan comunicar con las partes del cuerpo y las funciones que controlan. Esto da como resultado una pérdida de memoria, del habla, o de movimiento en la zona afectada.

Dependiendo del lugar de la hemorragia y de la extensión del daño, los efectos duraderos de la hemorragia intracraneal pueden incluir:

  • Incapacidad de mover parte del cuerpo (parálisis)
  • Entumecimiento o debilidad de parte del cuerpo
  • Dificultad para tragar
  • Pérdida de la visión
  • Incapacidad para hablar o para comprender palabras (dificultad para comunicarse o para comprender)
  • Confusión, pérdida de la memoria, o mal criterio
  • Cambios en la personalidad y/o problemas emocionales
¿Cómo se diagnostica la hemorragia intracraneal?

El diagnóstico normalmente incluye:

  • Una evaluación o examen físico
  • Un TAC (CT scan por sus siglas en inglés) del cerebro para detectar fracturas craneales o para confirmar la hemorragia
  • Una resonancia magnética (MRI por sus siglas en inglés) para revelar más claramente las causas de la hemorragia

Otras pruebas pueden incluir:

  • Electrocardiograma, rayos-X, y/o urianálisis
  • Un estudio vascular completo, un recuento hemático completo (CBC por sus siglas en inglés), y/o estudios hemáticos.
  • Un examen del líquido cerebroespinal
  • En algunos casos, se puede hacer una angiografía convencional para identificar un aneurisma o alguna malformación arteriovenosa (arterias o venas con formas irregulares)
¿Cómo se trata la hemorragia intracraneal?

Cualquier tipo de hemorragia dentro del cerebro es una emergencia médica. Es importante llevar a la persona en cuestión a las urgencias de un hospital inmediatamente para determinar la causa de la hemorragia y que pueda comenzar el tratamiento médico.

Si ha ocurrido una apoplejía, se debe de determinar la causa (hemorragia o coágulo de sangre) para que se pueda comenzar el tratamiento adecuado durante las primeras tres horas. Comenzar el tratamiento médico tan rápido puede minimizar el daño al cerebro, lo que mejora las probabilidades del paciente de recuperarse.

Una operación quirúrgica puede ser necesaria en las siguientes situaciones:

  • Una hemorragia causada por una arteria rota requiere una descompresión inmediata del cerebro para liberar la sangre encharcada y reparar los vasos sanguíneos dañados. La decomprensión puede hacerse por medio de un agujero de burr, una incisión craneotómica, o una craneotomía (abrir la cavidad craneal).
  • Una hemorragia causada por una ruptura de aneurisma cerebral que requiere que se recorte el aneurisma a través de un procedimiento quirúrgico de craneotomía, tan pronto como la condición neurológica del paciente lo permita.

Otros tratamientos incluyen:

  • Medicamentos contra la ansiedad y/o medicamentos para controlar la presión sanguínea
  • Medicamentos anti epilépticos para controlar los ataques
  • Otros medicamentos necesarios para controlar otros síntomas, como analgésicos para dolores de cabeza severos y laxantes para prevenir el estreñimiento y los esfuerzos durante las defecaciones
  • Nutrientes y líquidos según sean necesarios. Estos se pueden administrar por la vena (de manera intravenosa), o por un sonda de alimentación (sonda nasogástrica), especialmente si el paciente tiene dificultades al tragar.
¿Qué incluye un tratamiento a largo plazo?

Los objetivos de un tratamiento a largo plazo son ayudar al paciente a recuperar las funciones necesarias para la vida diaria, tantas y tan pronto como sea posible, y prevenir que ocurra una futura hemorragia intracraneal. El tiempo de rehabilitación y de recuperación varía de acuerdo con la condición de cada individuo y la extensión de la rehabilitación que sea posible.

Los tratamientos de rehabilitación a largo plazo pueden incluir:

  • Fisioterapia
  • Terapia del habla, o formas alternativas de comunicación
  • Terapia ocupacional
  • Modificación del comportamiento
¿Cuáles son las perspectivas (pronóstico) para el paciente después de una hemorragia intercraneal, hemorragia cerebral, o apoplejía hemorrágica?

Aquél paciente que siga en estado de coma o que se haya quedado severamente paralizado después de una hemorragia intracraneal o cerebral, puede necesitar cuidados a largo plazo en una residencia.

Para los pacientes que recuperan la conciencia después del episodio inicial, la terapia de rehabilitación puede llevar a una recuperación sustancial, particularmente en los pacientes cuya salud en general es buena a parte de esto.

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud para información acerca de una condición médica específica. ©Copyright 1995-2010 The Cleveland Clinic Foundation. All rights reserved. (10/9/2009...#s14480)


Cleveland Clinic Mobile Site