Diseases & Conditions

800.223.2273

9:00 a.m.-3:00 p.m., M-F EST

Stages and Treatment of Alzheimer's Disease

Las Etapas y el Tratamiento de la Enfermedad de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es un tipo de degeneración progresiva de la estructura y el funcionamiento del cerebro. En la etapa "preclínica," una persona puede funcionar bien en su casa o en el ambiente de su empleo, y las anormalidades cognitivas puede que sólo se noten en evaluaciones neuropsicológicas. Finalmente, se podrán notar las deficiencias cognitivas.

Una persona con la enfermedad de Alzheimer al principio tiene dificultad con la memoria reciente o inmediata (a corto plazo), haciendo listas, organizando citas complicadas o un calendario social, organizando un viaje para las vacaciones, o coordinando una fiesta con una cena de varios platos diferentes. Más adelante en la evolución de la enfermedad, puede haber problemas con la memoria a largo plazo, con el humor, la apatía, inquietud, y la ejecución anormal de movimientos (ej. caminar de un lado a otro). Las personas afectadas tienen problemas usando los electrodomésticos - primero, los complicados como el coche o el lavaplatos; luego, el teléfono; y eventualmente hasta los utensilios de la mesa.

No todos los problemas de memoria llegan a ser demencia, ni todas las causas de demencia son la enfermedad de Alzheimer. Demencia significa que hay una pérdida de la memoria además de pérdida de por lo menos otro aspecto de la cognición, como el pensamiento abstracto, personalidad, habilidad ejecutiva (de organización), y que ésta pérdida interfiere con el funcionamiento. No se puede diagnosticar la demencia cuando alguien está enfermo de repente, como por ejemplo con fiebre, infección, perturbación metabólica, etc.

La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de la demencia. Sin embargo, hay otras condiciones médicas que también pueden causar demencia como el infarto cerebral, el alcohol, la enfermedad de Parkinson, u otras afecciones médicas.

La enfermedad de Alzheimer tiene componentes tanto genéticos y como ambientales. El componente genético es muy fuerte en las personas diagnosticadas con la enfermedad de Alzheimer entre la edad de 40 y 50 y pico años. Sin embargo, estas personas son una minoría pequeña de toda la población de gente que padece la enfermedad de Alzheimer. La mayoría de la gente con la enfermedad de Alzheimer lo desarrollan entre los 70 y 80 años; y el componente genético a este edad es mucho menos fuerte. Solo se diagnostica con la enfermedad de Alzheimer a un 50 por ciento de los gemelos idénticos cuyos padres padecían Alzheimer.

La salud y factores ambientales, como por ejemplo actividad física y mental, y el tratamiento de afecciones médicas como la hipertensión y la diabetes, influyen mucho en la postergación de los síntomas de Alzheimer. Generalmente no se recomienda hacerse pruebas genéticas para detectar la enfermedad de Alzheimer después de los 60 años.

Etapas de la Enfermedad de Alzheimer

Muy leve

Normalmente no se diagnostica esta etapa porque todavía la gente está trabajando a un nivel bastante alto. A veces pueden contar que están teniendo más problemas de lo normal con la memoria a corto plazo, o abordándose de los nombres o de dónde han dejado sus pertenencias. Sin embargo, todavía pueden hacer los cálculos de sus finanzas, acordarse de citas, y seguir conduciendo.

Estas personas suelen compensar dándose más tiempo para adaptarse a las situaciones y a veces escriben notas para recordarse de las cosas. Algunos sufren de ansiedad por sus fallos de memoria. No existe ningún tratamiento especifico aparte de un cambio en el estilo de vida.

Leve

En esta etapa, se empiezan a notar las deficiencias cognitivas en algunas situaciones difíciles. La clave para diagnosticar la demencia leve es que el funcionamiento en casa o en el trabajo se ve afectado, auque sea levemente. Estas personas empiezan a necesitar ayuda en sus tareas complicadas como planear una fiesta o hacer sus finanzas. Pueden tener problemas para recordar algunos eventos de sus vidas (hospitalizaciones, condiciones médicas, momentos clave de su educación o del trabajo), tener dificultades para concentrarse, tener problemas viajando particularmente a los sitios no conocidos.

La mayoría de la gente en la etapa leve no tiene dificultades para reconocer caras conocidas, no están desorientados con respeto al tiempo, y normalmente pueden viajar a los sitios conocidos. Sin embargo, la gente con Alzheimer tiende a evitar las situaciones difíciles o desafiantes. Su humor puede ser un poco "plano." La mayoría no tiene idea de la medida de sus deficiencias. Igual dicen que tienen los mismos problemas de memoria que tienen todos los de su edad, pero realmente no aprecian la medida de su pérdida.

La mayoría de la gente con la enfermedad de Lazheimer leve puede seguir conduciendo. Se les debe de animar a que los evalúe un especialista de rehabilitación para la conducción que evalúe sus riesgos al conducir y para que participen en terapia para mejorar su capacidad de conducción y bajar los riesgos. Medicare cubre una evaluación de Terapia Ocupacional para ciertos diagnósticos, como las apoplejías o la falta de coordinación. Si en tu región del país Medicare no cubre esta evaluación, considera hacerte una evaluación en una escuela de conducir privada por un instructir que esté certificado en rehabilitación para la conducción.

Moderada

Las personas en la etapa moderada de Alzheimer no pueden hacer nada sin ayuda. Necesitan ayuda para escoger el conjunto de ropa apropiada y pueden necesitar pistas para vestirse en el orden apropiado. La seguridad en la cocina (ej. un fuego de un sartén dejado en la estufa) puede ser un problema y a veces puede ser necesario desenchufar algunos electrodomésticos como la estufa. Si todavía están conduciendo, alguien les debería convencer para dejarlo. También pueden tener problemas llevando sus finanzas o sus medicamentos con seguridad.

Aunque hay algún grado de desorientación con el tiempo, como por ejemplo recordando que la Guerra Fría fue después de la Segunda Guerra Mundial, las personas con demencia moderada todavía pueden acordarse de información importante sobre sí mismos, sobre sus familias, y sobre otros. Puede haber comportamiento delirante, depresión, apatía, o ansiedad a medida que la enfermedad evoluciona.

Moderadamente severa

Con la progresión de la pérdida de la memoria, una persona puede no acordarse de sus hijos o su esposo(a) constantemente, o les pueden confundir con otros miembros de su familia. Funcionalmente, la persona pierde la capacidad para vestirse, bañarse, y más tarde, de ir al servicio. Se produce la incontinencia urinaria y, luego, incontinencia fecal. Muchas veces también hay trastornos del sueño.

Severa

La capacidad para hablar se limita a más o menos media docena de palabras, y finalmente, el vocabulario comprensible disminuye a una sola palabra. Él o ella ha perdido o va a perder la capacidad para caminar, sentarse, sonreír, y finalmente incluso de sujetar la cabeza. Ahora parece que el cerebro es incapaz de comunicar al cuerpo lo que debe hacer. La persona puede sentarse en el servicio, pero haber olvidado como evacuar, o puede tener incontinencia antes de llegar al baño.

Las personas con demencia severa pueden quedarse con la comida en la boca, habiendo olvidado como tragar. Pueden perder peso, aspirar líquidos a los pulmones, o contraer úlceras de decúbito (escaras/llagas por estar en la cama) a medida que la enfermedad progresa. Durante esta etapa puede ser necesario recurrir al cuidado para los enfermos desahuciados para asegurar su comodidad y paliación.

Tratamiento de la Enfermedad de Alzheimer

 

Estilo de vida

Estas recomendaciones son apropiadas para todas las etapas de la enfermedad, pero hace falta adaptarlas a las preferencias y habilidades de cada individuo. En general, los cambios de estilo de vida sanos que protegen el cuerpo de los infartos cerebrales y de los ataques de corazón también pueden proteger el cerebro de la disminución de cognición. Los adultos mayores que hagan ejercicios, mantengan su peso del cuerpo normal, eviten traumas a la cabeza, que no tomen más que una bebida alcohólica al día, y que queden ocupados con sus vidas sociales, son los que mejor mantienen sus habilidades cognitivas.

Los adultos que están en las etapas tempranas de la enfermedad pueden tomar clases en las universidades públicas de la comunidad, tomar clases en un centro de ancianos, o participar en clubes de libros de la biblioteca. Los que padecen de la enfermedad en su etapa moderada o severa pueden beneficiarse de actividades organizadas en una guardería para ancianos. La Oficina de los Ancianos,(en inglés Office of Aging) y la Asociación del Alzheimer de tu comunidad pueden darte información sobre dónde se encuentran estas oficinas en tu localidad. Además, el tratamiento de la hipertensión es importante para proteger el cerebro de la disminución cognitiva, así como la prevención y tratamiento de la diabetes con ejercicios y medicamentos.

La vitamina E

La vitamina E es un antioxidante. Un estudio demostró los beneficios de la vitamina E en grandes dosis (1,000 unidades dos veces al día) en las personas con demencia moderada. El uso de la vitamina E retrasó el tiempo de la muerte, el institucionalismo, la perdición de la habilidad de realizar las actividades cotidianas, y el desarrollo de la demencia severa.

Inhibidores de la Acetilcolinesterasa

Estos medicamentos están aprobados por la FDA para tratar los síntomas de la enfermedad de Alzheimer leve o moderada. Los inhibidores de la acetilcolinesterasa incluyen:

  • Tacrina (también llamado Cognex®, que todavía se vende pero se receta poco por los efectos secundarios al hígado)
  • Donepezilo (Aricept®) (Aprobado por la FDA para todas las etapas de la enfermedad de Alzheimer)
  • Galantamina (Razadyne®)
  • Rivastigmina (Exelon®)

Los inhibidores de la acetilcolinesterasa bloquean la acción de la acetilcolinesterasa, la enzima responsable de la destrucción de la acetilcolina. La acetilcolina es un neurotransmisor del cerebro (elementos químicos que usan las neuronas para comunicarse entre ellos).

Se cree que algunos de los síntomas de la Enfermedad de Alzheimer se dan por niveles reducidos de acetilcolina. Bloquear la enzima que destruye la acetilcolina causa un aumento en las concentraciones de acetilcolina en el cerebro. Se cree que este aumento es responsable de la mejoría de la memoria y de la cognición que se ve con estos medicamentos.

La mejoría es modesta y dura entre seis y 12 meses. Después de ese tiempo, regresa la disminución de la memoria. Sin embargo, los investigadores creen que las personas que están usando inhibidores de la acetilcolinesterasa pueden seguir teniendo mejoras en su funcionamiento y comportamiento mientras sigan tomando estos medicamentos durante un periodo de tiempo prolongado.

Estas mejoras pueden ayudar a reducir las cargas para los cuidadores, retrasar la necesidad para meterles en una residencia para ancianos, y mejorar problemas neuropsiquiátricos (como la apatía y la agitación).

Memantina (Namenda®)

La Memantina está aprobada por el FDA para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer moderada a severa. Bloquea el neurotransmisor glutamato para que no active los receptores NMDA en las neuronas, para que estas células se queden más sanas. Este mecanismo es diferente que el de los inhibidores de colinesterasa.

Los pacientes con Alzheimer moderada a severa que han recibido tratamiento con memantina tuvieron mejores resultados en las escalas que miden las actividades cotidianas como comer, andar, asearse, bañarse, vestirse etc. comparados con los pacientes que tomaron placebo. Los pacientes que tienen un funcionamiento más bajo pueden obtener el máximo beneficio.

Parece que la Memantina es segura y efectiva cuando se toma sola o cuando se combina con un inhibidor de colinesterasa. Sin embargo, como los inhibidores de colinesterasas, el efecto para la cognición y las habilidades es modesto y disminuye después de aproximadamente seis meses. Se están realizando investigaciones para determinar los beneficios a largo plazo.

Otros varios
  • La evidencia a favor de un beneficio para el producto herbal gingko biloba es débil.
  • Las personas que tienen una deficiencia de vitamina D pueden tener más deficiencias cognitivas que las personas que tienen niveles normales de vitamina D. No hay ninguna evidencia que tratando la vitamina D mejora la coginición. Sin embargo, el tratar la deficiencia de vitamina D tiene otros beneficios, como reducir los riesgos de caídas y fractiras de caderas. Los adultos más mayores deben de tomar 1,000 unidades de vitamina D (colecalciferol) al día.
  • La vitamina E en altas dosis para los adultos más mayores con enfermedad de Alzheimer moderada puede retrasar la entrada en una residencia de ancianos pero se asocia con un riesgo aumentado de muerte en los estudios epidemiológicos.
  • La Selegilina puede tener un beneficio equivalente a la Vitamina E, pero tiene más efectos secundarios.
  • El estrógeno no ayuda a mejorar la cognición cuando una mujer con la enfermedad de Alzheimer lo toma.
  • Los estudios que se han realizado sobre los medicamentos anti-inflamatorios que no contienen esteroides como Naprosyn® y Celebrex® en personas con impedimentos cognitivos todavía no han demostrado ningún beneficio claro para prevenir la enfermedad de Alzheimer, y pueden causar problemas de los riñones y del estómago en los adultos mayores.
  • Hoy en día se están realizando estudios con los medicamentos que bajan el colesterol, los estimulantes psicotrópicos, ciertos medicamentos para la diabetes, con antioxidantes, y suplementos de ácido fólico, pero de momento no muestran ningún beneficio.

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica. © Copyright 1995-2009 The Cleveland Clinic Foundation. All rights reserved. (8/2/2008...#s11825)


Cleveland Clinic Mobile Site